TRANSPORTADORES DE BENDICION parte 2

Marcos 2:1-12

Los Cuatro hombres fueron capaces de transformar la vida de otro.

TRANSPORTADORES DE BENDICION

Personas que fueron sensibles a la necesidad de aquel varón, que por su condición estaba no solo limitado en caminar, sino en desarrollarse como individuo, como ciudadano, como un ser con capacidades.
TRANSPORTADORES DE BENDICIONSiempre que conocemos la necesidad de otra persona algo pasa por nuestra mente, tal vez pensemos, ¿cómo puede que esté sufriendo tal situación? Y se nos presente algún tipo de temor inconsciente que no logramos reconocer, entonces, elegimos hacer como si no hubiéramos visto nada, o nos justificamos con la simple escusa “no puedo hacer nada”.

Sin embargo algún sabor amargo nos invade luego, y cuando esto se reitera en ocasiones diferentes y situaciones parecidas, suelen suceder dos cosas, o nos endurecemos y enfriamos más ante la necesidad del prójimo o comenzamos a estar tan incómodos que solemos salir corriendo de manera urgente y en estado de emergencia.

Veo en muchos casos que personas llenas de amor no miden consecuencias con tal de lograr el objetivo de ayudar al otro. Y es aquí donde me pregunto si está bien que hagamos lo que sea por ayudar sin importar lo que suceda, salir en estado de emergencia corriendo en pos de la ayuda del otro que NOS necesita, pregunto: ¿por quién sales corriendo, por ti o por él? ¿Por tu insoportable sensación apocalíptica de hacer algo por esa persona? O Porqué esa persona necesita de un TRANSPORTADOR DE BENDICIÓN.


El Transportador de Bendición, conoce cuáles son sus capacidades, si puede o no romper un techo que limita el acceso a una bendición, es alguien que no hace nada alocado e insensato, sino que reconoce la dificultad del otro y se enfoca en su necesidad, y no satisface la suya propia de callar esas voces que emergen de una voz interior gritando “no tolero ver a una persona asiiii” “haz algo por favor” “quítalo de mi vista”
El techo representa nuestras limitaciones personales, es aquello que parece imposible de transponer, que se presenta como un obstáculo, como un condicionamiento mental en nuestro desarrollo personal. Ser un transportador es reconocer los propios límites, pero enfocados en la fe del que todo lo puede, reconocer el obstáculo, pero reconocer que allí tras ese obstáculo se encuentra el Sanador, el Restaurador, el Dador de la Vida.
Ser un Transportador de Bendición es saber que la bendición depende de nosotros.

Indice

  1. Primera Parte
  2. Segunda Parte

Ezequiel Pérez

Quizás Te Interese:

salud ad

1 Comentario

Responde

CommentLuv badge