Ser como niños

Imaginá una tormenta, una tormenta fuerte. Muchos truenos. Relámpagos.

 

En el medio del bosque, se encontraban un padre y su hijo. Un niño pequeño, de unos 6 años. Habían salido a dar un paseo, era un lindo día. Hasta que empezó a tronar, y la lluvia empezó a caer. Como todo niño de 6 años ante una tormenta, comenzó a asustarse. Entonces, su papá lo levantó, lo aferró fuerte a su pecho, y le dijo al oído: Papá está acá, no tengas miedo. Pronto se terminará la lluvia, y vas a ver qué lindo arcoíris se va a formar.

Estaban a una buena distancia de su hogar. Mientras el papá lleva a su hijo en brazos, el niño se durmió.

Pasando el tiempo, la tormenta comenzó a calmarse. Tal como el padre lo había prometido. Ya apenas lloviznando, el niño despierta, y al abrir sus ojos descubre un hermosísimo arcoíris, que parecía estar detrás de su casa.

 

Ser como niñosDe esto se tratar ser como niños. Se trata de dejarnos levantar por nuestro Papá Celestial. Se trata de descansar en Paz en medio de la tormenta. Se trata de dejarnos abrigar por Él, y rendirnos en sus brazos. Se trata de reconocer nuestros miedos, nuestros temores, nuestras inseguridades, y decir: Papá, tengo miedo. Papá, no puedo solo, no puedo sola. Se trata de dejar nuestro orgullo de lado, y saber reconocer que necesitamos de ese Dios que todo lo puede, de ese Dios que se encarga de todo lo que escapa de nuestras manos. Ser como niños, se trata de concentrar nuestro oído en la Voz de Dios cuando nos dice: Papá está acá, no tengas miedo; y dejar de malgastar nuestro tiempo, escuchando la tormenta, sintiendo los truenos, y viendo los relámpagos. Ser como niños se trata de no inquietarnos en medio de nuestras tormentas, sino que aferrarnos a nuestro Papá, y descansar. Descansar en que si Él promete que la tormenta pasará, así será.

 

Descansar en sus promesas, descansar en Su Amor, descansar en su cuidado. Ser como niños se trata de creer en ese arcoíris que viene después de la tormenta, ese arcoíris que nos recuerda Su Pacto. Se trata de dejar que Dios nos cargue en sus brazos, cuando nosotros no podemos más. Se trata de dejar a un lado el vano intento de resolver todo por nuestra cuenta.

 

Ser como niños se trata de creer ciegamente en que, si Papá dice que Él nunca me va a dejar, si dice que Su vara y Su callado me infundirán aliento, si Él dice que jamás me sobrevendrá prueba alguna que me sea imposible de superar, si Él dice que Sus ojos están sobre mí, es porque realmente es así. Porque Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Ser como niños se trata de ver a Dios como nuestro primer y único héroe. Se trata de creer con todo nuestro corazón, que no hay nada imposible para Él. Ser como niños es correr desesperadamente a los brazos de Papá, sin vergüenza a llorar, sin vergüenza a patalear, y seguir llorando. Es recurrir a Él, antes que a nadie. Ser como niños significa ser totalmente dependientes de Él, de Su Amor, de Su cuidado.

 

Ser como niños ante Dios… Es dejar a Dios cumplir su papel de Dios…

Abigail Muñoz

Be Sociable, Share!

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge