Sanar infidelidad en el matrimonio

Sanar infidelidad en el matrimonioLa traición sexual es quizás de lo más íntimo y doloroso que puede ocurrir dentro de un matrimonio, y no creo que, después de eso, sea fácil de perdonar o seguir adelante con la vida. Pocas veces veo parejas recuperarse rápidamente de un cuestión tan íntima y personal. Afortunadamente, sin embargo, se puede hacer. Vamos a tocar algunos de los puntos que conllevan recuperarse de algo así:

En primer lugar, debe haber una separación completa y total de la otra persona / situación. Es imposible curar, si tu pareja sigue incursionando en la pornografía, o si no están dispuestos a establecer límites firmes para que la recaída sea poco probable. Un quiebre decisivo y permanente tiene que ocurrir en la otra persona, mostrando la dedicación de alejarse de todo lo que causó el problema y queriendo vivir una vida segura y pura.
En segundo lugar, debe existir la seguridad de la pareja para procesar sentimientos permanentes acerca de lo que ha ocurrido. Puesto que hay sentimientos naturales de ira, el resentimiento y la traición, y estos sentimientos son propensos a durar algún tiempo, la pareja debe ponerse de acuerdo sobre un lugar y un tiempo para hablar de estos sentimientos en forma permanente. El traidor a menudo quiere “continuar con su vida”, dejando al “traicionado” a lidiar con sus sentimientos solo, cuando lo que se necesita es un acuerdo para hablar sobre el problema de una manera razonable, por un período de tiempo razonable. La pareja debe ponerse de acuerdo para no herir unos a otros con sus palabras, sólo agrava la situación. Estos acuerdos, si se mantienen, crean seguridad y confianza.

En tercer lugar, tenga cuidado de ser tan crítico y perfeccionista. Esto puede ser tentador cuando se siente traicionado, ya que uno no ve los errores propios y sólo mira los pecados de la otra persona. Sentirse indignado es la tentación de ver al otro como “malo”, y usted mismo como “recto/bueno”. Estas dicotomías no es probable que sean ciertas, y desde luego no son útiles para la curación. Yendo por la vía del resentimiento, se lastima a usted y a su matrimonio. Tenemos que recordar que todos somos capaces de cualquier acción pecaminosa. “Por cuanto todos pecaron y fueron destituidos de la gloria de Dios.” (Romanos 3: 23)

En cuarto lugar, la pareja debe determinar por qué ocurrió la traición. En algunos casos, la traición no tiene nada que ver con la relación matrimonial, y menos con la adicción sexual u otros problemas emocionales. En otros casos, todo tiene que ver con el matrimonio. Ambos tienen que estar dispuestos a considerar el papel que ha jugado en esta traición.

En quinto y último lugar, la pareja debe embarcarse en la tarea de reconstruir su matrimonio. Con tal infracción trascendental, la relación nunca puede ser la misma. La inocencia se ha perdido y es fácil para el cinismo y el resentimiento ganar un punto de apoyo. Una vez más, con el consejo de Dios, volviendo a generar seguridad y escribiendo una nueva historia en su matrimonio, se puede avanzar. De hecho, esta crisis matrimonial puede ser una oportunidad para llorar lo que se ha perdido, aprender de la experiencia, fortalecer las áreas débiles, y forjar una relación nueva y emocionante. Usted puede aprender no sólo a perdonar a su pareja, sino también, a ofrecer apoyo y amor el uno al otro, un mayor fortalecimiento del matrimonio.

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge