¡Quién lo hará cambiar!

Pero si Él determina una cosa, ¿quién lo hará cambiar? Su alma deseó, e hizo. Él, pues, acabará lo que ha determinado de mí; Y muchas cosas como estas hay en Él. Job 23:13-14

¿Qué puede hacerlo cambiar? ¡NADA! Lo que Él soñó, lo que Él determinó para tu vida… (Esta parte me encanta)… Lo que Su alma deseó, lo hizo. Y Él no va a parar hasta hacer lo que determinó, lo que ya estableció, eso que ya decretó para tu vida. Y Él te da absolutamente TODOS los recursos necesarios para llevar a cabo el propósito que tiene para tu vida.

Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Isaías 43.2

  • No importan lo que pueda venir, Él SIEMPRE va a estar con vos.
  • Jehová te guardará de todo mal; Él guardará tu alma. Salmo 121.7
  • No importa el mal que intenten hacerte, Él es quien te protege.
  • Claman los justos, y Jehová oye, y los libra de todas sus angustias. Salmo 34.17
  • Por más tristezas, por más angustias que puedas tener, siempre que lo busques a Él, Él te va a escuchar. Y no sólo eso, sino también que te va a librar de todas esas tristezas.
  • Echa sobre Jehová tu carga, y Él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo. Salmo 55.22
  • No importa cuán cargado puedas estar, Él siempre te va a sustentar. No importa que puedas tropezar, siempre te volverá a levantar.
  • Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre. Salmo 125.1
  • Confiá en Él, y ni los fuertes vientos podrán evitar que permanezcas para siempre.

No importa lo que pueda venir, absolutamente nada puede hacer cambiar de idea a Dios. Nada puede hacer que Él no complete la obra en vos. Nada puede impedir que Él cumpla Su deseo en tu vida. Solos es algo que parece imposible de hacer, pero incontables son las promesas de Papá para que no quepan dudas de que no hay momento en que Él nos suelte de Su mano. Si Él determinó algo, no va a parar hasta cumplirlo. No puede haber nada que lo impida.

¿Sabés qué? Toda tu vida estaba escrita en Su libro.

Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin saltar una de ellas. Salmo 139.16

Eras tan sólo un embrión

Y Él ya te veía como un GIGANTE. Desde antes de la fundación del mundo, cada detalle de tu vida estaba escrito en Su libro. Hasta el más mínimo detalle. Desde tus primeros pasos y caídas por intentarlo, tus primeras palabras, tus primeros logros (lograr meter la figura en la forma exacta a los 2 años, hasta de eso tiene registro). Tu primer día de jardín, te cuento que estaba mirándote con cara de enamorado y con orgullo de que Su hijito estaba creciendo. El primer día de escuela, enfrentándote al mundo del conocimiento, de los números, de las palabras. Después, ya más grandecito, la primera chica que te gustó. Todavía recuerda esos momentos y se sonríe pensando la ternura que le causabas con tu inocencia. La adolescencia, tus buenas y tus malas decisiones. Tiempo de elecciones. Absolutamente CADA DETALLE de tu vida, está escrito en Su libro. El día que comiences a proyectar tu futuro con esa mujer soñada, con esa mujer increíble que te va a acompañar cada día de tu vida. El día que la veas entrar vestida de blanco, con lo que el blanco verdaderamente significa, pureza. El día que te enteres de que sos el hombre más afortunado del mundo cuando de positivo. El día que veas su carita, que lo tengas en tus brazos, el día que te diga por primera vez ‘papá’. El día en que deje el nido, para unirse a su complemento. El día que te enteres que aún hay otro amor más por descubrir, cuando te diga ‘papá, vas a ser abuelo’. El día que sea momento de llegar a Su presencia. Absolutamente TODO lo que tenga que ver con tu vida, Él ya lo sabe, Él ya lo escribió, Él ya lo determinó, y no hay nada que pueda moverlo de Su decisión. Te escogió, te eligió, te amó. Te escoge, te elige, te ama. Te escogerá, te elegirá, te amará. Ayer, hoy y SIEMPRE. Es algo que NADA ni NADIE lo puede cambiar.

He entendido que TODO lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de Él teman los hombres. Aquello que fue, y es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó. Eclesiastés 3.14 y 15

Creo que no es necesario decir más J Tenés propósito, y nada puede impedir que lo cumplas. Dios tiene maravillas preparadas, y nada puede impedir que te alcancen.

Abigail Muñoz

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge