¿Puedo ver pornografía?

esta mal ver pornografíaLa Biblia no aborda específicamente el tema de ver pornografía, ya que en realidad no existía en el momento que fueron escritos los libros de la Biblia. Así que, ¿esto significa que es permisible y parte de nuestra “libertad en Cristo”? ¿Podemos discernir una clara enseñanza moral basada en lo que la Biblia enseña acerca de otros pecados sexuales?

Hay varios actos sexuales específicos que están prohibidos en la Biblia. Entre ellos se encuentran la homosexualidad, el sexo con animales, el incesto (relaciones sexuales con miembros familiares cercanos, incluyendo madre, hermana, sobrina, tía, …), fornicación (relaciones sexuales fuera del matrimonio), adulterio (relaciones sexuales con el cónyuge de otra persona), violación (relaciones sexuales forzadas) y las orgías (1 Corintios 6:9). Para subrayar la gravedad de este tipo de actos, la sanción es la muerte. Todas estas categorías están abundantemente representadas en las ofertas pornográficas. La única forma aceptable de expresión sexual – entre un esposo y una esposa casada – es prácticamente inexistente. Por lo tanto, prácticamente toda la pornografía muestra actos que están prohibidos en la Biblia. Obviamente, uno no debe participar en esos actos, ni siquiera indirectamente.

El cristianismo no se trata sólo de evitar pecados de actos físicos, sino también de mantener una pureza mental. En realidad, esta idea no comenzó con el cristianismosino; se originó en el judaísmo, el sistema de creencias de donde surgió el cristianismo. El Decálogo (10 mandamientos) ya nos habla sobre la exigencia de pureza mental:

»No codicies la casa de tu prójimo: No codicies su esposa, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su burro, ni nada que le pertenezca.» Éxodo 20:17

Por lo tanto, la prohibición contra la codicia específicamente prohíbe desear a la mujer de otro hombre (Deuteronomio 5:21). Jesús abordó específicamente la cuestión de desear a una mujer que no era la esposa de uno, equiparándola con el acto físico de adulterio:

»Ustedes han oído que se dijo: “No cometas adulterio.” Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te hace pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder una sola parte de tu cuerpo, y no que todo él sea arrojado al infierno.»Mateo 5:27-29

La prohibición contra la lujuria se encuentra en todo el Nuevo Testamento. Santiago 1:15 dice que “cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte”. Es decir, la lujuria concibe y da a luz el pecado, lo que resulta la muerte. Por supuesto, el objetivo de la pornografía es para provocar la lujuria, que hace de su consumo una forma de pecado.

La Biblia deja en claro que nuestros pensamientos están sometidos al examen de Dios. Se nos dice que nuestros pensamientos estén enfocados en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra. En lugar de pensar en las cosas de la carne, lo que resulta en la muerte espiritual, los cristianos han de poner la mira en las cosas espirituales (Romanos 8:5-8) . La mente puesta en los deseos de la carne no puede agradar Dios, y se convierte en contaminado. Un cristiano que mira pornografía termina enfocando su mente en la lujuria y los deseos de la carne, en lugar de estar buscando las cosas de Dios. La meta del cristiano es escapar de la conformidad con los deseos del mundo, y ser transformado por Cristo a través de la renovación de nuestras mentes y, de esta manera, hacer la perfecta voluntad de Dios.

Los cristianos deben evitar toda forma de pecado sexual, ya que el cuerpo del cristiano es habitado por el Espíritu Santo. Pablo dice que el cuerpo es para el Señor y no para la inmoralidad sexual (1 Corintios 6:13-20). Puesto que los cristianos son redimidos (comprados por un precio, que fue el sacrificio de Jesucristo). Nosotros ya no somos “dueños” de nuestros cuerpos, ya que han sido comprados por Dios.

Para concluir, la pornografía es un gran problema en la Iglesia cristiana, porque da lugar a los cristianos que son de doble ánimo que quieren tener un pie en El Cielo y el otro en el infierno. La pornografía es tan insidiosa, ya que destruye la pureza de nuestra mente y hace a nuestra conciencia corrupta, incapaz de discernir la verdadera voluntad de Dios. Para quien esté casado, la pornografía es equivalente al adulterio, ya que Jesús dijo que quien «mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.» La Biblia dice que el cuerpo es el templo del Espíritu Santo y que hemos de ser transformados mediante la renovación de nuestras mentes para conocer la perfecta voluntad de Dios para nuestras vidas.

“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” (Romanos 12:2)

Be Sociable, Share!

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge