Pessach La verdadera Pascua

Esta es una época del año que todo los cristianos celebran la Pascua. Momento importantísimo para nosotros, teniendo en vista la esencia de lo que celebramos.

Pessach La verdadera Pascua

Con el pasar del tiempo, conejos, huevos y otras creaciones populares fueron agregados al evento de pascua por su mercado y superstición. Entretanto, nada tiene que ver con el verdadero significado de la Pascua. Por ende, es importante que sepamos el verdadero significado de  la Pascua. Pessach La verdadera Pascua La misma, es una fiesta judaica.  Su nombre, “pascua”, viene de la palabra hebraica “pessach” que significa “pasar por encima”, una referencia al episodio de la decima plaga narrada en el Antiguo Testamento, cuando el ángel de la muerte “Pasó por encima” de las casas de los Judíos en Egipto y no entro en ninguna de ellas para matar a los primogénitos.

Pessach La verdadera PascuaLa razón fue que los israelitas habían sacrificado un cordero, por orden de Moisés, y esparcido su sangre en el umbral y limites de las puertas. Al ver la sangre, el ángel de la muerte “paso” en aquella casa. En aquella misma noche los judíos serian libres de Egipto, después de 400 años de esclavitud. Moisés entonces instituyo la fiesta de la “Pascua” como memorial del evento. En esta fiesta, que se torno la más importante fiesta anual de los judíos, ellos sacrificarían un cordero que era comido con hiervas amagas y pan sin levadura.

La fiesta de los panes sin levadura comienza con la reflexión de pascua y continuaría por siete días. En la noche en que fue traicionado Jesús participo con sus discípulos de esta reflexión. Y así comió el cordero pascual, las hierbas amargas y los panes sin levadura. El texto de Éxodo 12:15, dice: “Durante siete días coman pan sin levadura. En el primer día saquen de sus casas cualquier levadura, porque quien coma de cualquier cosa con levadura, del primero al séptimo día, será eliminado de Israel.” En el nuevo testamento la levadura es muchas veces usado como símbolo de pecados, como “Hipocresía” (Lucas 12:1). Antes de celebrar la Pascua, el judío practicante hace una búsqueda sistemática en su casa para eliminar toda migaja de pan que contenga levadura, que por casualidad este ahí.

¡Hoy, celebramos  al cordero de Dios que fue muerto, y resucito y está Vivo!

No más un cordero pascual, como entrega provisoria por nuestra maldad, ahora el Cordero de Dios y su entrega definitiva en la cruz del calvario es más que suficiente. Pero, algo me llama la atención en cuanto a la orden de Moisés en Exodo12:15 (“Tiren de sus casas la levadura)”, y las palabras de Pablo en 1 corintios 5.6-8: “El orgullo de ustedes no es bueno.  ¿Ustedes no saben que un poco de levadura hace toda la masa fermentada? Libren se del fermento, levadura  vieja, para que sean masa nueva  y sin levadura, como realmente son. Porque Cristo, nuestro cordero pascual, fue sacrificado. Por esto, celebremos la fiesta, no con la levadura vieja, ni con el fermento de maldad y de perversidad, sino con los panes sin levadura, los panes de la sinceridad y de la verdad.”  Vea que todavía el Nuevo Testamento, Pablo orienta al pueblo de la Iglesia de corintios a celebrar de forma correcta la Pascua.

La levadura simboliza el pecado, porque en su poca cantidad la masa ya replica en gran resultado. No es necesario mucha levadura para que la masa quede así,  como tampoco es necesario muchos pecados para destruir una vida, solamente un  pecado que trae a otro y así va generando muerte e infelicidad. Jesús no vino para generar muerte en nuestros corazones, sino para traer vida abundante. Por ende, en este día especial, “libérense del fermento, levadura, vieja”, sea “masa nueva”,  santificados a los ojos de Dios y sean santos en todo lo que hagan.

Cristo en su muerte en la cruz cumplió el significado real del sacrificio judaico del cordero pascual. Cristo, el cordero de Dios, fue crucificado en el día de pascua. Celebremos la fiesta de los panes sin levadura (que es la propia pascua), escogiendo vivir una vida santa y dedicada a Dios, sin envolvernos en pecados como la maldad, la perversidad y el orgullo. ¡Libremos no hoy del fermento, levadura vieja!

¡Decida ser una masa nueva, sin levadura y llena de vida!

¡Jesús está vivo,  feliz Pascua en Cristo!

Pr. Ciro Mendes Freitas  – Pastor auxiliar de la segunda iglesia bautista de  Buzios

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge