¿Es pecado el sexo oral y anal en el matrimonio?

pareja matrimonioAl escribir muchos libros sobre sexo y ser cristiano, las preguntas más frecuentes son qué tipo de sexo se puede practicar en el matrimonio cristiano. ¿Usar objetos? ¿si a mi marido le gusta darme chirlos en la cola? ¿Sexo oral y anal?

Antes de terminar debatiendo si algo es correcto o incorrecto en el sexo matrimonial, es importante destacar que el deseo de Dios es que usted y su marido experimenten un gran placer. Las instrucciones de la Biblia no son para que no disfruten, sino todo lo contrario, para ahorrarse problema y disfrutar más. Lamentablemente, muchos matrimonios cristianos no saben aprovechar la libertad que tienen estando en la habitación. Las imposiciones y restricciones autoimpuestas no tienen nada que ver con la perspectiva de Dios. Dios creo el matrimonio como algo seguro para el esposo y la esposa para explorar, experimentar, reír, etc.

No hay nada poco espiritual o inmoral en el hecho de limitar el placer sexual que se puede vivir en el matrimonio. Por eso, al igual que con todas las áreas de la vida, hay que ver que dice la Biblia, en este caso sobre el sexo. La Biblia menciona mucho el sexo, pero a veces las respuestas a las preguntas que tenemos no se encuentran en un pasaje o versículo, y tampoco vas a encontrar una referencia clara a cerca de los famosos vibradores. Pero usar la Biblia como nuestra guía de referencia siempre será útil para discernir que es bueno y malo. En Hebreos 5:14 dice “pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.”. Puede haber muchas zonas grises, pero con un poco de sentido común y guía de la palabra y el Espíritu Santo siempre podremos llegar a alguna conclusión.

 

Por ejemplo, la Biblia en Levítico 18:19 habla muy claro sobre no tener relaciones con una mujer cuando está en su período. Eso es algo muy claro. También el Señor habla en Mateo 5 sobre codiciar otras mujeres, por lo que sabemos que la práctica cada vez más común en nuestra sociedad de ver pornografía en pareja tampoco sería aconsejable, y claramente tampoco en soledad.

 

Pero la cosa se pone difusa cuando hablamos de juguetes sexuales, masturbación, sexo oral y sexo anal. De hecho, los líderes cristianos tienen muchas diferencias y diversas opiniones al respecto, lo cual confunde mucho a los creyentes. Por eso, cuando no tenemos una idea clara si está bien o mal, el apostol Pablo nos dejó una indicación muy clara para llegar a una conclusión: “Todo me es lícito, pero no todo me conviene. Todo me es lícito, pero no me voy dejar dominar por eso”. 1 Corintios 6:12. Más adelante en el capítulo 10 dice ” Todo es lícito, pero no todo es beneficioso. Todo es permitido, pero no todo es constructivo. Que nadie busque su propio bien, sino el bien de los demás.

La pregunta que se tendrían que hacer como pareja es. ¿Es beneficioso para los dos? ¿Es bueno para el matrimonio? ¿Puede convertirse en una adicción? ¿Ayuda a reforzar nuestro matrimonio? ¿Esta acción muestra amor a mi conyuge o es puramente egoísta?

Como conclusión, el sexo significa muchísimo más que solamente compartir el cuerpo, sino que es un tiempo de intimidad. Investigar juntos los límites puede ser una oportunidad para buscar sabiduría del Señor y aprender como amarse de una forma más profunda.

 

 

 

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge