Mi marido me pega. ¿Qué hago?

matrimonio cristiano abusos(Lucas 4: 18-19) Jesús vino al mundo con la intención de sanar a los quebrantados de corazón, liberar a los cautivos y liberar a aquellos que se encuentran oprimidos. Esa es justamente la condición de alguien que está siendo abusado/a y maltratado/a dentro del matrimonio. Jesús vino a rescatarte de relaciones abusivas.

Filipenses 4:13 nos dice que Dios nos fortalece, pero también tenemos que aprender a salir de lo que no edifica. Dios no quiere que te quedes en un matrimonio donde existen abusos y serios maltratos. Pero antes de entender la profundidad de tu decisión, asegúrate de seguir leyendo a continuación.

Como etapa final antes de terminar la relación, Mateo 18:15-17 nos aclara los pasos a tomar desde el primer momento que notamos una situación de abuso: reprenderle personalmente, y luego, si el paso anterior no es suficiente, buscar ayuda de terceros.

Si bien está creciendo el abuso de mujeres a hombres, en la mayoría de los casos la mujer es la que suele ser abusada. Por esa razón, 1 Timoteo 5: 8 explica que un hombre tiene que proveer para su familia. Esto implica no sólo provisión económica, sino también afectiva y de liderazgo.

Por otro lado, cabe aclarar que así como nos enseña 1 Corintios 5 del versículo 13 al 15, no es razón de separación el hecho de que el conyugue sea no creyente, pero sí lo es un motivo de infidelidad y abuso.

Si estás pasando por una situación de abuso en el matrimonio, claramente no es un momento fácil. Es algo muy duro, pero a veces hay que pasar por el fuego para convertirte en la persona que Dios quiere que seas. Recuerda que Dios es fiel y Él hace que todo sé dé a favor para aquellos que le aman (Romanos 8:28).

Be Sociable, Share!

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge