Instructivo para la compra de una propiedad

Instructivo para la compra de una propiedad

“Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Aún se comprarán casas, heredades y viñas en esta tierra”.
Jeremías 32.15

Dios está interesado en bendecirnos en los tres niveles que uno puede desarrollar como propietario.
Casas = nuestra vivienda; heredades = vivienda para nuestros hijos; viñas = propiedades como inversión.

Cuando necesitamos comprar una propiedad debemos seguir determinados pasos al buscarla, para hacerlo con inteligencia y desgastarnos lo menos posible en el proceso.

  1. Definir qué clase de propiedad quiero comprar: terreno, casa, departamento, local, cochera. Si no estoy dispuesto a vivir en un departamento ni siquiera salgo a ver uno de ellos.
  2. Delimitar la zona: especificar la localidad y establecer el sector dentro de la misma. Si no estoy dispuesto a vivir en una zona, ni siquiera salgo a ver una propiedad en ese lugar.
  3. Establecer monto a invertir: contemplando no sólo el precio de la propiedad, sino también el costo de la comisión de la inmobiliaria y los gastos de escrituración, es decir, el valor total de la operación.
  4. Armar lista de requisitos: Apto profesional o no, al frente o al contrafrente, orientación, luminosidad, antigüedad y valor de las expensas.
  5. Visita a propiedades: Visitar las propiedades que reúnan las características que se determinaron con anterioridad y no dispersarse viendo otras que no las tengan, no dejarse influenciar por los vendedores y mantener el criterio de compra que se ha establecido.
  6. Pasos a seguir para la compra de la propiedad elegida: A- Hacer contraoferta.
    B- Dejar reserva mínima.
    C- Retirar fotocopia de la escritura para que el escribano haga las averiguaciones pertinentes.
    D- En el caso de comprar con un crédito, dejar la reserva ad referéndum del otorgamiento del mismo.
    E- Nunca hacer un boleto de compra sobre la base de la posible venta de lo que tengo, sino de forma simultánea, compro lo que quiero si vendo lo que tengo, y vendo lo que tengo siempre y cuando compre lo que quiero.

Recordá siempre que para Dios no hay nada imposible y aplicalo también a desarrollar fe para creer que Dios puede bendecirte en los tres niveles: Que seas dueño de tu casa, que tus hijos sean dueños de la suya, y que también tengas alguna propiedad para el día de mañana complementar tu jubilación.

Yo bendigo tu vida declarándote propietario y no inquilino en el nombre de Jesús de Nazaret, y desatando sobre vos sabiduría de parte de Dios para buscar y comprar lo que Él ya tiene preparado para tu bendición.

 

Pr Daniel Gonzalez

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge