Identidad Herencia y proposito

Hoy quisiera hacerte tres preguntas: ¿Quién sos? ¿De dónde venís? ¿A dónde vas?

Identidad Herencia y proposito

‘Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios…’

                       Juan 1.12 – RV1960

 

Identidad Herencia y propositoEsa es nuestra IDENTIDAD. Somos llamados hijos de Dios, y no es algo trillado que digan en la iglesia y nada más, es lo que la Palabra dice que somos. El problema es que a veces nos olvidamos de nuestra identidad, y no vivimos conforme a nuestro ADN. Creemos mentiras, en vez de creer las verdades que Dios dice de nosotros. Creemos que no vamos a alcanzar nada, nos desganamos porque creemos que no servimos, pensamos que nuestros sueños son demasiado grandes, y no somos capaces de creer las promesas de Dios para nuestras vidas.

‘… los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.’

                   Juan 1.13 – RV1960

 

Venimos de Él, por lo tanto nos corresponde ser coherederos con Cristo. Somos hechura suya, a imagen y semejanza de Él. No importa cuál sea nuestra historia, vengamos de una buena o no tan buena familia. No importa cuál fue nuestro pasado, fuimos creados por Dios y tenemos como HERENCIA cada una de Sus promesas que nos dejó escritas en esa carta de Amor que es la Biblia. Él nos promete planes de bien, y no de mal. Nos promete sostén en medio del dolor. Nos promete paz en medio de la tormenta. Nos promete salud y bienestar. Nos promete provisión. ¡Nos promete TANTO! Y recordemos, Él no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta.

El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final prevalecen los designios del Señor.’

                                                                                                                               Proverbios 19.21 – NVI

 

Tenemos un PROPÓSITO. ¡Hacia él vamos! Tenemos sueños, tenemos proyectos, aspiraciones. Pero Dios dice que aún más altos que nuestros caminos son los suyos. Si tenemos en claro cuál es nuestra identidad, nuestra herencia, vamos a saber priorizar a Dios por sobre todas las cosas, y así ir en búsqueda y cumplimiento de nuestro propósito.

Tenemos un origen, nuestra herencia, una identidad, un propósito. Vivamos con esa certeza, demos pasos firmes sabiendo que Dios es nuestro Papá y no hay nada que escape de la mano de Él. Tomemos decisiones que sean acordes con nuestra identidad, seamos íntegros en nuestro caminar. Tengamos la seguridad de que Dios nos diseñó con un propósito, un plan, y que el que comenzó la obra, es fiel en completarla.

‘Por medio de Cristo, Dios nos había elegido desde un principio para que fuéramos suyos y recibiéramos todo lo que él había prometido. Así lo había decidido Dios, quien siempre lleva a cabo sus planes.’

                        Efesios 1.11

 Abigail Muñoz

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge