Estar libre o SER libre Parte 1

Siempre recuerdo aquella película escrita y dirigida por Frank Darabont llamada

“Sueños de Libertad”

Estar libre o SER libre

 que cuenta la historia de un banquero que es acusado del asesinato de su esposa.

En medio de la historia forma una amistad con varios internos entre uno de ellos un anciano
que llevaba más de 30 años preso, y al recuperar su libertad y comenzar a reinsertarse en la
sociedad, con todo lo que esto significaba en los años 50, además de la discriminación que
percibía, expresaba su fobia a la libertad motivo lo impulso a culminar con su vida en un acto
de suicidio.

Estar libre o SER libreAcabo de leer una historia verídica, la de Eduardo Tagua, que hace unos años realizó una
huelga de hambre frente a la puerta de una penitenciaria porque después de 49 años de
prisión lo habían dejado en libertad y pedía volver a la cárcel alegando que “no quería volver a
la calle porque hay muchos asesinos sueltos”.
Estas historias son muy representativas de una realidad que suele ser más cotidiana de lo
que creemos, solo es cuestión de que nos examinemos y reflexionemos acerca de nuestras
conductas y actitudes frente a las decisiones que debemos tomar cuando se nos presentan
desafíos y cambios por resolver. Conductas que se transforman en estructuras mentales, en
conceptos y principios por los que nos manejamos y nos conducimos en la vida cotidiana.
A pesar de obtener lo que para cualquiera de nosotros sería obvio, la libertad física, en sus
mentes existía otro tipo de pensamientos, esa libertad se había transformado en una amenaza
de muerte.
Es posible que en algún momento dominado por el temor, elijas permanecer en esclavitud
o privado de tu libertad.
La libertad no se trata solo de un estado jurídico y social, o físico, sino de un estado mental
y espiritual.

2 Corintios 3:17 Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay
libertad.
Lo que provoca un estado de libertad es la presencia del Espíritu Santo, si su presencia
permanece en tu vida entonces aunque así no lo sientas, tienes un estado espiritual ya logrado
por Dios en tu propia vida, puedes comenzar en reconocer y aceptar esa libertad lograda por
Cristo, pagada en la Cruz y derramada en el Espíritu Santo, lo que ahora necesitas es sanar
tu aspecto emocional y mental para que comiences a cambiar el paradigma, ese sistema de
creencias que te limitan el poder experimentar la Verdadera Libertad con que Cristo te libero.
Reconocer, aceptar y dar pasos desde y hacia la libertad es un proceso que comienza desde
la fe y desde el creer que es verdad, hasta experimentarla en lo emocional.

EZEQUIEL PÉREZ

Be Sociable, Share!

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge