En los dias de tu juventud

‘Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años en los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento…

… y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios quelo dio.’

En los dias de tu juventud

                                                                                                                                       Eclesiastés 12.1 y 7

 soñá tus sueñosMañana seremos el resultado de las decisiones que tomemos hoy.  Acordémonos hoy de nuestro Creador, hoy cuando tenemos la posibilidad de mejorar, de crecer, de avanzar, de cambiar aquellas cosas que no están del todo bien. Hoy que tenemos la posibilidad de diseñar nuestro mañana, de trazar nuestro camino hacia donde soñamos, hoy que podemos elegir qué queremos ser el día de mañana.

Salomón nos invita a pensar en nuestro Creador antes de que los tiempos malos lleguen, antes de que nos toque la hora de la vejez, del cansancio, del desgano. Este es el momento para acordarnos de Él, en nuestro presente. Nuestro presente que como bien lo dice su nombre, es un regalo. Y dentro del mismo paquete, nos regala la posibilidad de soñar, de planificar, de transformar nuestra historia, de proyectar nuestro futuro; y a su vez nos demanda responsabilidad, diligencia para saber valorar ese presente, y nos reclama sabiduría, ¿qué estamos haciendo con nuestro regalo?.

Tomemos nuestras decisiones sobre nuestro presente, acordándonos de Dios, de manera tal de que al llegar nuestra vejez, tengamos contentamiento sobre estos días. Caminemos de manera tal que lo que seamos mañana como resultado del hoy, sea bueno.

¿Cuál es el resultado que esperás para tu vida el día de mañana? Es bueno tener en claro eso, pero aún más importante es tener en claro cuál es el resultado que espera Dios de nosotros el día de mañana.

Comenzá tu día preguntándole a tu Creador qué es lo que Él espera de vos, cuál es el plan que Él tiene para tu vida, para cada día. Y en cada decisión que tomes, en cada paso que des, tenelo presente, no te olvides de Él, porque Él no se olvida de vos.

‘Encomienda a Jehová tu camino, confía en Él, y Él hará.’

                                                                                                Salmo 37.5

 

Sujetá tus sueños a Sus sueños, seguí el diseño de Sus planes para tu vida, entregale cada área de tu vida a Él, encomendá tu camino a Él y caminá tranquilo porque Él hará, confiá, y descansá en Él.

 

Abigail Muñoz

Quizás Te Interese:

salud ad

1 Comentario

  • Reply Claudia 30 marzo, 2012 at 0:11

    Muy bueno 🙂

  • Responde

    CommentLuv badge