El orden de los factores sí altera el producto

Prepara tus labores fuera, y disponlas en tus campos, y después edificarás tu casa”.
Proverbios 24.27

Este principio es clave para poder crecer económicamente, y consiste en darle prioridad a lo que genera ingresos.

Si utilizás tu dinero en lo personal antes que en lo comercial terminarás empobrecido, aun cuando tengas muchas cosas.

  • Comprar el local antes que la casa para asegurar el funcionamiento del negocio.
  • Comprar la camioneta antes que el coche para asegurar el trabajo.
  • Comprar la tecnología laboral antes que la personal para asegurar la profesión.

Este es un principio para utilizar los recursos sabiamente, priorizando aquello que los genera sin descartar las otras cosas, pero ubicándolas en segundo lugar.

El principio también aplica para el matrimonio ya que una acepción de casa significa “familia”, es decir, primero “disponlas [tus labores: tu oficio, tu profesión] en tus campos”, y luego casate.

No estoy diciendo que a tu novio le pidas una declaración de ingresos, pero sí “echale un vistazo” al recibo de sueldo, sobre todo para saber si tiene sueldo, es decir, si trabaja.

Prestale atención a este principio, y aplicalo en el orden que Dios lo establece y no lo alteres, porque en este caso el orden de los factores sí altera el producto.

Concentrate en cuidar la gallina que produce los huevos de oro, ya que sin gallina no habrá huevos en el futuro, pero con la gallina tendrás huevos siempre.

Yo bendigo tu vida para que ordenes los factores con sabiduría de Dios y puedas recibir el producto adecuado, para poder crecer y desarrollarte en todo, tanto vos como tu familia.

Be Sociable, Share!

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge