Debemos pensar y no apresurarnos.

Debemos pensar y no apresurarnos

Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”.
Proverbios 21.5

 

El apresuramiento conduce al empobrecimiento, por eso la Palabra enseña que el que se apresura alocadamente, de cierto, es decir, sí o sí, terminará en la pobreza.

Pero aquel que es diligente en su forma de pensar, o sea, que reflexiona antes de actuar, llama a la abundancia a su vida por actuar de esta forma.

Buscá sabiduría de parte de Dios antes de decidir, y evaluá los costos y las implicancias que esa decisión traerá a tu vida, evaluando los pro y los contra de forma objetiva.

Frente a un negocio evaluá la rentabilidad de forma sobria y no exitista.

Frente a una compra nunca decidas bajo presión, hacelo por convicción.

Frente a una decisión no actúes de forma impulsiva, sino de forma reflexiva.

Frente a un trabajo meditá las implicancias y no subestimes el compromiso que asumís.

Ante cualquier decisión pensá bien antes de actuar y evitá el apresurarte alocadamente, para no terminar empobrecido.

No te olvides que toda la publicidad apunta a que decidas ya, sin reflexionar ni plantear distintos escenarios. Por favor, aplicá este principio para alejar la pobreza de tu vida y poder desarrollar abundancia.

Tomar un crédito lleva minutos, pagarlo, en algunos casos, muchos años. Sé diligente en tu forma de pensar para que puedas actuar con sabiduría y alejar toda negligencia de tu vida.

Desarrollar prestigio lleva años, perderlo solamente unos instantes. Sé diligente en tu forma de conducirte en la vida, para no terminar estropeando una trayectoria, una familia, o una oportunidad extraordinaria.

Antes de actuar no te olvides de pensar, y a la hora de pensar hacelo diligentemente, para poder alejar de tu vida todo apresuramiento, que te conducirá al empobrecimiento, hacelo con diligencia y tendrás abundancia.

Yo bendigo tu vida para que puedas desarrollar la capacidad de pensar de forma diligente, alejando de vos todo apresuramiento, y siendo reflexivo a la hora de actuar para que la abundancia sea una realidad en tu vida.

 

Pr. Daniel Gonzalez

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge