De pastor a rey

Salmo 23:1-4 “El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar.
Junto a tranquilas aguas me conduce; me infunde nuevas fuerzas.
Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre.
Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.”

pastor de ovejasDe pastor a rey , Aquí nos encontramos con una persona que había pasado de ser un joven pastor en el campo a ser el poderoso rey de Israel. Esta es la voz de quien se mantuvo firme en su fe y podía ver las muchas victorias que se pueden experimentar viviendo una vida para Dios.

No hay forma que un cristiano inmaduro pueda escribir estas poderosas palabras. Ya que el hombre que escribió esto fue alguien que tiene una vida llena de preciosos recuerdos de grandes bendiciones del Señor. Una vida llena con fracasos y victorias. Una vida llena con lágrimas y risas. Una vida llena de amarguras y gratitud.

Sería difícil encontrar palabras que puedan expresar una relación entre Dios y sus hijos, mejor que las referentes al pastor y las ovejas. Estas palabras maravillosamente simbolizan el carácter de Dios como nuestro proveedor, protector, nuestra guía, una infaltable compañía. Y hay una conexión especial entre el pastor y su rebaño. Una conexión de amor, ternura y compromiso. Las ovejas son sujetos a grandes peligros de clima, terreno rugoso, ladrones y bestias salvajes, pero con un buen pastor no tienen miedo alguno, ya que saben que éste va a correr al rescate de cada oveja en peligro. Saben que el pastor busca llevar a la oveja a un lugar donde se pueda refugiar de los rayos del sol, el calor abrasador del desierto y la ladera rocosa.

¡Qué bendición es para la oveja llegar y descansar en esos suaves y verdes pastos, junto a las frescas aguas de algún arroyo! Su hambre y sed son saciadas, y sus pies pueden tomar descanso en un refugio seguro y lleno de un dulce silencio.

Podemos estar seguros que Dios está con nosotros y nos va a proteger.  Él nos provee, nos guía, nos da fuerzas, nos alivia y nos conforta. Verdaderamente, Él es nuestro Buen Pastor.

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge