Cada día Él sustenta

Dios provee y es fielMientras oro en nuestro pequeño jardín observo el colibrí que cada mañana, medio día y por la tarde llega a nuestra casa para alimentarse con el polen de las flores.
¿Y si no hubieran flores? ¿Moriría? La Biblia dice en Mateo 6:26 “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?”
¡Qué responsabilidad del Padre Celestial! ¿Imaginas cuántos hijos tiene Él? A todos alimenta porque :
-Dios es fiel y el cumple sus promesas. “No he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan”. Salmo 37:25.
Este Salmo de David tiene un profundo significado histórico para mí. Dios nunca nos prometió lujos. Nunca nos prometió riquezas. Creo que fue muy claro cuando dijo que no tenía donde recostar su cabeza. ¡Y claro que es un Rey rico, Todopoderoso! Pero quiere hombres y mujeres que dependan de Él.
Cuando servimos como misioneros de la Alianza Pro-Evangelización del Niño en Las Tunas, vivimos alquilados por 5 años. En ese tiempo organizamos la obra en cada municipio y en la mayoría de los pueblos de la carretera central. Vivíamos sirviendo. Pero una mañana inesperada en la víspera de Navidad,  la señora dueña de la casa,  fue a visitarnos para darnos como regalo una noticia: “Antes del 1°de Enero tienen que salir de la casa”.
¿Para dónde? Nuestra niña tenía apenas 1 año y medio.
Yo pasaba por las calles pensando y viendo lindas casas de mujeres que se habían prostituido en otro tiempo, otras de profesionales que dejaron su hogar corriendo la suerte de romper su matrimonio… y dentro de mi corazón una mezcla de pensamientos y sentimientos hacia un tornado. ¿Y yo sirviendo al Señor, mira lo que estoy pasando?
En el mundo tendréis aflicciones, pero confía… No te alteres por motivo alguno… “No te impacientes a causa de los malignos, no tengas envidia de los que hacen iniquidad. Porque como hierba serán pronto cortados, y como la hierba verde se sacarán”. Salmo 37:1.
¡Dios no olvida a sus hijos! Él se interesa por los que sufren y provee sin reservas. Cuando proveyo para aquella viuda, cesó el aceite cuando se acabaron las vasijas. Cuando alimentó a 5 mil hombres, sobraron 12 cestas. Dios no da limitadamente.
Él nos bendijo con una casa para continuar trabajando en Las Tunas hasta que completamos 10 años de labor. Y también proveyo la casa para servir al país como líderes del Departamento de Ministerios.
Dios bendice y alimenta a las aves con responsabilidad. A sus hijos nunca desamparará, pero a sus siervos sustentará hasta el fin de los días para que cumplan su voluntad, que ningún hombre se pierda. Juan 3:16.

 

Ronelx Aguilar Villavicencio.
Director del Dpto de Ministerios.
APEN-Cuba.

Be Sociable, Share!

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge