Asumiendo compromisos matrimoniales

asumiendo compromisos matrimonialesEl matrimonio requiere atención mutua, compromiso, planificación e inversión de tiempo, afecto, dinero, oración, entre otras cosas.

Para medir el compromiso y la atención que le estuvo dando a su matrimonio, hágase las siguientes preguntas:

¿Su matrimonio se encuentra en piloto automático y usted y su cónyuge no saben a dónde se dirigen?
¿Estás comprometido a hacer cambios positivos?
¿Espera que su matrimonio mejore haciendo las mismas cosas que hizo el año pasado?
¿Qué tan comprometido está usted a su matrimonio para el largo plazo?
¿Qué tan comprometido está su cónyuge al matrimonio?

 

Hay diferentes niveles de compromiso:

– Compromiso Personal, alias “Quiero”.

Si usted tiene un alto nivel de compromiso personal con su matrimonio, puede que te encuentres diciendo o pensando, “Yo quiero seguir en mi matrimonio. Tengo el placer de estar casado/a. Me gusta estar comprometido con mi esposa/o.”

 

– Compromiso Moral, alias “debo”.

Las personas con un alto nivel de compromiso moral suelen decir: “Yo creo que mantener mi matrimonio es lo que hay que hacer. Hice un compromiso ante Dios y debo mantener mi palabra . ”
– Compromiso Estructural, alias “tengo que hacerlo.”

Si usted tiene un alto nivel de compromiso estructural, las siguientes afirmaciones pueden aplicarse a su caso:.. “Hay limitaciones externas que me mantienen en mi matrimonio, así que tengo que seguir casado y no puedo pagar las consecuencias negativas del divorcio en mis finanzas, mis relaciones sociales y la forma en que otros me pueden percibir. Además el divorcio también sería perjudicial para mis hijos “.
A pesar de que una de las facetas de compromiso puede sonar “mejor” o más linda que la otra, nuestras relaciones se benefician de tener los tres. La presencia activa de múltiples facetas, o capas, de compromiso genera mayor voluntad y necesidad de hacer que las cosas funcionen y se pueda encontrar la solución. Considere las palabras de Eclesiastés 4:12, “Un cordón de tres dobleces no se rompe pronto”.

 

Aquí están algunas ideas para ayudarle a empezar:

Ore. Busque a Dios y Su voluntad para su vida y su matrimonio. Pase tiempo en reflexión honesta. Pídale a Dios que le muestre cómo ser el cónyuge que Él quiere que sea. Ore por fortaleza y unidad en su matrimonio.
Dígalo con acciones. Deje que su comportamiento refleje su compromiso. Esté disponible cuando su esposa/o quiera hablar. Pase tiempo a solas con su cónyuge. Rían juntos. Trabajen en un futuro juntos.

Dígale a su cónyuge que usted está comprometido con su matrimonio para el resto de su vida. Deje que sus hijos sepan que usted y su cónyuge están comprometidos el uno al otro en las buenas y en las malas.
Recuérdese a sí mismo de todos los aspectos positivos de su relación. ¿Qué le gusta de su pareja? ¿Cómo ha hecho que el matrimonio creciera?
Establezca metas: ¿Cómo le gustaría ver crecer su matrimonio? ¿En qué áreas le gustaría mejorar? Trace un plan para alcanzar esas metas y trabajar en ellas. Busque ayuda externa si es necesario.

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge