Alcanza la santidad en tu matrimonio

santidad en el matrimonio¿Cuándo se te ocurre hablar de santidad, qué cosa viene a tu cabeza?

Para muchos de nosotros, el concepto de santidad comúnmente se relaciona con temas espirituales como leer la biblia, ir a la iglesia, hacer devocionales, orar, evangelizar; pero, ¿qué es la santidad?

La santidad principalmente significa que reflejamos el carácter de Dios mismo. Es decir:
¿Dios ama? Entonces voy a reflejar santidad en el amor que muestro a los demás.
¿Dios es puro? Entonces voy a reflejar pureza en mi vida.
¿Dios es paciente? Desde luego, mostraré paciencia.

Como podrás ver, la santidad en nuestras vidas puede ser enriquecernos como personas en muchas maneras prácticas. Y, así también puede enriquecer nuestro matrimonio.

Gálatas 5 es una ilustración perfecta para esto. En ese pasaje podemos leer sobre los frutos del Espíritu Santo que nos muestra un poco sobre el santo carácter de Dios
Miremos de cerca cuáles son dichos frutos: “amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio” (Gálatas 5:22-23a). ¿Te diste cuenta cuántas de estas cosas son cosas que demostramos o deberíamos demostrar dentro de nuestro matrimonio?
AMOR / GOZO / PAZ / PACIENCIA / AMABILIDAD / BONDAD /FIDELIDAD / HUMILDAD / DOMINIO PROPIO
Estos frutos del Espíritu Santo son, en su esencia, cosas prácticas que debemos trabajarlas en nuestra vida diaria con nuestra pareja, y con todos aquellos que nos rodean.

Cuando pensamos en la santidad como algo que sólo tiene que ver con algo “espiritual”, como leer la Biblia u orar, cometemos básicamente dos errores. El primer error es que podemos subestimar las diferentes maneras con las que aquellos que nos rodean, especialmente nuestra pareja, demuestran el carácter santo de Dios, ya que quizás tu esposo/a no ore demasiado, pero tal vez sí es una persona amable, paciente y llena de bondad.Por otro lado, el segundo error que cometemos es algo así como todo lo contrario; es decir, sobrestimamos nuestra propia santidad. Leemos la Biblia, oramos, le hablamos a otros de Jesús, marcamos nuestra agenda con las actividades cristianas del día; pero, ¡esa no es la santidad de la Biblia! La santidad de la Biblia nos enseña una vida transformada por el poder del Espíritu Santo que señala quién es Dios y cuál es el plan para tu vida y para la de tu pareja.

Ahora, ¿qué piensas sobre la santidad? ¿Se hacen presentes estos 9 frutos en tu relación conyugal?

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge