¡A ganar!

‘¿No saben que en una carrera todos los corredores compiten, pero sólo uno obtiene el premio? Corran, pues, de tal modo que lo obtengan. Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre.26 Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado.’

                                                                                           1 Corintios 9.24-27

 A ganar

A ganarSomos deportistas, tenemos un Entrenador, y una carrera que correr, un juego que jugar. En nuestro entrenamiento tenemos carreras de obstáculos, para aprender a superarlos.  Tenemos salto en alto, para aprender a tomar impulso y llegar bien alto, también para aprender a caer sin salir lastimados. Tenemos práctica en natación, para aprender a nadar contra la corriente. Tenemos práctica en vóley para aprender a jugar en equipo. Tenemos práctica en fútbol, para probar nuestra resistencia. Tenemos práctica en tenis, para aprender a seguir jugando en esta vida, aún cuando estamos solos. Tenemos práctica en lucha libre, para que aprendamos a dejar todo en el ring y pelear por nuestros sueños, que ningún golpe que nos de la vida nos deje fuera de la competencia. ¡Hasta tenemos práctica en partidos de ajedrez! (también es bueno ejercitar nuestra mente)

Dios quiere entrenarnos en cada área de nuestras vidas, por medio de pruebas, de circunstancias, de obstáculos, aún a la hora de recibir sus bendiciones. Él no quiere entrenarnos para que simplemente estemos en buen estado, Él nos entrena porque quiere que seamos titulares. No nos entrena para tenernos sentados en el banco, nos entrena de la mejor manera para que seamos los mejores a la hora de jugar. Él quiere vernos dando lo mejor en la cancha de la vida, Él quiere vernos dando todo por la camiseta de nuestro equipo. Él quiere vernos jugar con pasión hasta ganar el partido, sin importar las dificultades, las complicaciones que puedan venir, ni los inconvenientes que puedan surgir. Él es el director técnico de nuestras vidas, Él tiene la mejor táctica, la mejor estrategia, y el mejor plan para ganar este partido. ¡Sólo hay que seguirlo!

Tu camiseta está hecha de sueños, de promesas de Dios para tu vida, de grandes desafíos… ¡No pienses que te queda grande! Es el talle perfecto para vos, porque es el talle que Dios eligió para vos. Si Él decidió que darte esa camiseta era lo mejor, es porque Él te conoce mejor  que nadie, Él sabe lo que vos podes dar, ¡Él conoce tu potencial!

¡Es tiempo de jugar, y dar TODO por la camiseta!

Abigail Muñoz

Quizás Te Interese:

salud ad

Comenta

Responde

CommentLuv badge